Página Inicial
Estás en   Inicio >> Actualidad >> Detalle
Marzo
11
mie
2009
Los alcaldes de los Picos reclaman al Estado más fondos para personal y obras

Los regidores esperan que la firma entre las tres comunidades sea «el primer paso para la trasferencia y una gestión más directa»

Yogi y Bubu fueron testigos de excepción. Asturias, Cantabria y León firmaron anteayer el acuerdo por el que las tres comunidades autónomas pactan compartir la gestión del Parque Nacional de los Picos de Europa, en manos del Estado desde su fundación en el año 1918. Los presidentes de las tres autonomías solicitaban este lunes mayor aporte económico del que el Ministerio de Medio Ambiente está proporcionando ahora al espacio protegido para culminar en condiciones esa transferencia en la gestión.
Más allá de las inversiones anuales, las tres comunidades se mostraron dispuestas a recibir una dotación extra similar a la que el ex ministro Mariano Fernández Bermejo puso a disposición de Asturias cuando traspasó la Justicia, ocho millones de euros para modernizar los equipos informáticos de la región. En este sentido, el Principado apostaría por invertir ese capital en la contratación de más personas para el cuidado del parque.
Ayer era el turno de los alcaldes de los cinco municipios asturianos que forman parte del Parque Nacional. Todos ellos, salvo el regidor de Peñamellera Baja -del PP-, algo más escéptico sobre el asunto, felicitaron al Principado por el que, esperan, sea «el primer paso hacia la transferencia y hacia una gestión más directa». Si bien, presentan diferencias sustanciales en lo concerniente a ese crédito extra que demandan los presidentes de las tres comunidades autónomas. Por ejemplo, el alcalde de Amieva, Ángel García, opina que parte de ese montante bien valdría para hacer frente a infraestructuras todavía muy necesarias. ¿Ejemplos? «Abrevaderos, desbroces, control de alimañas», explica.
El alcalde de Cabrales, José Vicente del Carmen Bustillo, considera que «si el Principado ha hecho la cuenta será porque lo ve necesario». Aún así, propone también más proyectos en los que invertir parte de ese ingreso extra que solicitan las comunidades autónomas. «Creo que deberían trabajar más en la red de señalización del enclave natural y definir las zonas a visitar, diferenciándolas de las demás». Por otra parte, también se refiere a las necesidades que tiene el municipio cabraliego en la parte baja del parque como «el saneamiento en algunos de los núcleos poblacionales que deberían irse solucionando para mejorar la calidad de vida de los vecinos».
En sintonía con la pretensión de las otras dos comunidades autónomas -Cantabria y Castilla y León-, el primer edil de Peñamellera Baja solicitaba que con ese montante económico «se podrían crear puntos de información para los visitantes del Parque Nacional en los municipios más pequeños». No se trataría «necesariamente» de centros de recepción de visitantes o centros de interpretación pero «sí infraestructuras intermedias que atraigan a los turistas a estos concejos de menor tamaño». José Manuel Fernández piensa en un centro donde se reflejen, por ejemplo, algunos de los oficios más tradicionales del parque. En su opinión, cree que en cuestión de personal «el parque ahora mismo, sobre todo en la parte del Principado, está cubierto».
Por su parte, el regidor de Onís, José Antonio González, aseguraba entender ayer la demanda de más personal por parte del Gobierno regional. «Es algo fundamental para el buen funcionamiento del parque»,explicaba. Algo que también apoyaba el alcalde de Cangas de Onís, Alfredo García.
«Ojalá salga bien»
El alcalde de Peñamellera Baja es el único que se opone al traspaso de la gestión del parque a las tres comunidades autónomas. Aún con todo, ayer esperaba que «todo salga bien». Su escepticismo, «a pesar de las buenas intenciones de todos», radica en la complicación de gestionar algo a tres bandas y esperar «no poner en riesgo la marca de Picos de Europa». Para colmo de males, «tenemos una experiencia de gestión única del parque en la que todo va muy lento». Pone como ejemplos las dificultades en lo referente a las ampliaciones -«Llevo años intentando ampliar el número de hectáreas que oficialmente Peñamellera Baja posee en el parque», explica- o las dificultades para aprobar un único Plan Rector de Uso y Gestión para el espacio protegido.
Con sus matices -aún no se ha establecido la cantidad que el Estado dará a las regiones para que estos asuman la transferencia- el del lunes fue un primer paso para el traspaso de la gestión. Ahora, se remitirá el convenio de colaboración firmado a las Cortes Generales y, finalmente, las autonomías suscribirán con el Gobierno central el acuerdo definitivo para el traspaso de las competencias.

Fuente: El Comercio - Iker Cortés
Copyright © 2006, Asociación Pico Peñamellera | Todos los derechos reservados | Créditos | Información legal