Página Inicial
Estás en   Inicio >> Actualidad >> Detalle
Mayo
16
sab
2009
Panes, mucha vaca y poca venta
Una de las carrozas de la fiesta peñamellerana. alba sánchez r.

La Feria de San Isidro Labrador cuenta con la participación de unas
800 cabezas de ganado, pero sólo registra un par de transacciones


La tradicional Feria de San Isidro Labrador, celebrada ayer en la localidad peñamellerana de Panes, lució como nunca en cuanto a participación, pero registró una escasísima actividad de compraventa. Sólo un par de animales se vendieron ayer, a última hora y para carne. Las casi 800 cabezas de ganado, entre vacas, caballos, ovejas y cabras, llegaron atravesando la capital del concejo desde las ganaderías de los alrededores por un empeño personal de sus propietarios: para que la tradición no se pierda.

Todas las ganaderías presentes acudieron con gran ilusión, tras la suspensión del año pasado por la enfermedad de la lengua azul y la escasa participación de años anteriores. Todos los ganaderos coincidían que la presencia en esta feria es «más romántica» por las tradiciones y porque el objetivo es el lucimiento de las ganaderías, y no el intercambio de reses. Apenas tres tratantes se acercaron a la feria. Fue el caso de Raúl Blanco, de la localidad de Robrigueru, quien reconoció fuerte el descenso del precio de los terneros en los últimos años.

El Ayuntamiento de Peñamellera Baja dotó a la feria con 5.000 euros para premios, en una feria que el sector no vivió con problemas externos, como en años anteriores ocurrió con la lengua azul o la brucelosis, comentó el alcalde de Peñamellera Baja, José Manuel Fernández Díaz. Resaltó su satisfacción por la elevada participación y su pesar por «el grave problema de la caída del precio de la carne».

Los principales premios del concurso fueron para Manuel San Román, natural de Panes, que se llevó a la mejor vaca carreñana, mejor lote de carreñanas, mejor semental carreñano y mejor caballo; Graciano Torres de Narganes, que presentó la mejor vaca casina y mejor lote de casinas; los hermanos López Cossío, con la mayor cabaña; Manuel Collado, con el mejor semental casín, y la ganadería de Martín Revuelta, con la mejor yegua. En Panes hubo también carrozas y diversos actos festivos.

Fuente: La Nueva España - Alba Sánchez
Copyright © 2006, Asociación Pico Peñamellera | Todos los derechos reservados | Créditos | Información legal