Página Inicial
Estás en   Inicio >> Actualidad >> Detalle
Mayo
16
mie
2007
Panes, mucha vaca y poca venta
Una de las carrozas que desfilaron por San Isidro, representando la artesanía cestera

La Feria de ganado de San Isidro reunió ayer en la villa a 660 animales

La tradicional Feria de ganado de San Isidro en Panes (Peñamellera Baja) reunió ayer 660 cabezas de ganado, pero no hubo apenas ventas. «La feria de ganado ha sido un éxito rotundo, ya que los ganaderos ya subieron gran parte de sus animales al puerto. El esfuerzo de los ganaderos se debe, más que por negocio, por mantener la tradición y la feria, porque la venta de animales se da más bien en las propias explotaciones ganaderas o en el puerto», aseguró el alcalde de Peñamellera Baja, José Manuel Fernández Díaz. En total, el prau de San Román, lugar donde se celebró el evento ganadero, contó con la participación de 450 vacas, 140 caballos y 70 ovejas.

El ganado menor, según apuntó el regidor, ha sufrido un varapalo importante debido a los ataques del lobo en la sierra del Cuera y en el parque nacional de los Picos de Europa. El director general de Ganadería del Principado, Ibo Álvarez, mostró su preocupación por los daños ocasionados por el lobo, pero prefirió no hacer más declaraciones al respecto. Ibo Álvarez hizo una valoración positiva de la Feria de San Isidro, «tanto por la calidad, como por la cantidad de los animales». Por otro lado, agradeció el esfuerzo de los ganaderos y las medidas tomadas por el Gobierno de Cantabria para frenar el problema sanitario de brucelosis que sufría el ganado en el municipio. «Durante la última campaña de saneamiento ganadero, realizada el pasado año, no hubo ninguna enfermedad», matizó Álvarez.

Los ganadores del concurso de ganado fueron Manuel Collado, natural de Panes, que se llevó los premios a la mejor vaca casina, al mejor lote de vacas casinas y al mejor semental casín; Manuel Sanromán, natural de Panes, obtuvo los premios a la mayor cabaña de vacas, al mejor semental carreñano y al mejor caballo; Gisela López de Alevia se llevó los premios a la mejor vaca carreña y al mejor lote de vacas carreñanas; Ricardo Sanromán, vecino de Panes, recogió el premio a la mejor vaca pinta; Martín Revuelta de Pimiango se llevó el premio a la mejor yegua, mientras que Ramón San Román fue premiado por la mayor yeguada; los mejores rebaños con más de cincuenta ovejas fueron para Óscar González, natural de Suarias, y para Joaquín Villegas de Panes. El Ayuntamiento, organizador del evento ganadero, repartió 3.000 euros entre todos los premiados.

Poco antes de la misa solemne, celebrada a las 12.30 horas en la iglesia parroquial de San Vicente Abad, en Panes, cuatro carrozas desfilaron por las calles de la capital del municipio. Una de las carrozas fue la de Los Cesteros, uno de los oficios típicos del concejo, que desapareció después de la guerra civil. Los cesteros elaboraban cestos o sillas de forma artesanal. Estos artesanos tenían una jerga propia.

Cada uno de los componentes de la carroza, denominada «El Cheru» (taller), iba vestido para la ocasión de un determinado personaje. Todos llevaban un pequeño cartel colgado sobre sus cuellos donde se especificaba el nombre del personaje en el argot de los cesteros: Así, por ejemplo, el «jaburu» era el forastero; el «ascodíu», el millonario, y el «don Juan», el cestero.

Fuente: La Nueva España - Daniel Bárbara
Copyright © 2006, Asociación Pico Peñamellera | Todos los derechos reservados | Créditos | Información legal