Página Inicial
Estás en   Inicio >> Actualidad >> Detalle
Agosto
11
dom
2013
Tres vidas entregadas a los bolos

El salón de plenos del Ayuntamiento de Peñamellera Baja acogió en la tarde de ayer la solemne entrega de los premios Pico Peñamellera de Bolos que, en su XIX edición, recayeron en Belarmino Ronderos Feito, jugador de bolo celta y vecino de la localidad tinetense de Villaluz; Mauro Blanco Maza, exjugador de la modalidad de pasabolo losa y residente en La Fresneda, y Luis Díaz Terán 'Chimbo', nacido en la localidad cántabra de Santa Olaya y presidente desde hace 46 años de la peña bolística Cacerón.

Entre otras personalidades, destacados aficionados a los bolos y premiados en anteriores ediciones, estuvieron presentes José Manuel Fernández Díaz, alcalde de Peñamellera Baja; Juan José Barruetabeña, alcalde del municipio cántabro de Argoños, tierra natal del premiado Mauro Blanco; Toni Palacio, vicepresidente de la Federación de Bolos del Principado; Isidro Caballero Sardina, presidente de la Asociación Pico Peñamellera, la entidad de concede los premios, y Cecilio F. Testón, cronista oficial de las dos Peñamelleras.

De glosar los méritos de Belarmino Ronderos se encargó, con un documentado parlamento, su amigo de la infancia José Emilio García Fernández, nacido en el pueblo tinetense de Zardaín y en la actualidad maestro en la localidad gozoniega de Verdicio. De informar a los presentes de los méritos que concurren en Mauro Blanco se encargó el escritor Javier Lasheras Mayo, director de la revista digital Literarias. Y de poner en valor todas las buenas labores y actividades de 'Chimbo' se ocupó José Miguel Barrio, alcalde de Reinosa, aficionado a los bolos y en sus años mozos jugador de la peña Cacerón, de la localidad cántabra de Molledo.

Cecilio Fernández Testón fue quien entregó el galardón a Belarmino Ronderos, mientras que José Manuel Fernández Díaz ponía la estatuilla en manos de Mauro Blanco e Isidro Caballero se la entregaba a Luis Díaz Terán. El gaitero de la Milera, Miguel Ángel Martínez Noriega, se ocupó del apartado musical y disparó las alarmas de la emoción con una genial interpretación del himno de Asturias.

En su discurso, Caballero adelantó que los bolos «son la razón de ser de los premios» y matizó que, aunque el juego no goza de la misma salud que en los tiempos gloriosos, «los bolos pueden estar olvidados pero no perdidos». En 2013 se cumple el X aniversario de la fundación del Museo de los Bolos de Panes y Caballero adelantó que «en su interior se enseña lo que con estos premios se defiende: los valores culturales más antiguos de esta región llamada Asturias».

Y para predicar con el ejemplo, la Asociación Pico Peñamellera programó en la tarde de ayer, antes de la entrega de los premios, un concurso de bolos en el que participaron 17 chavales de las categorías menores asturianas. Viendo la evolución de las actuales promesas del bolo palma se encontraba en la grada Pepe Borbolla, presidente de la peña más laureada de Cantabria este año y galardonado con los Pico Peñamellera en la edición de 2012.

Fuente: - Guillermo Fdez Buergo
Copyright © 2006, Asociación Pico Peñamellera | Todos los derechos reservados | Créditos | Información legal