Página Inicial
Estás en   Inicio >> Actualidad >> Detalle
Julio
16
mie
2014
Madres e hijos apuestan por recuperar los bolos
Cerca de 20 chavales asistieron ayer en Panes al taller que imparte el gan campeón Benito Fernández
Benito Fernández Enterría transmitió a los chavales sus grandes conocimientos del bolo palma. / G. F. B.

La bolera de La Plaza, en Panes, acogió ayer la primera jornada del taller de bolo palma conocido como 'Aprende a jugar con Benito Fernández'. La actividad se concreta en un programa de diez clases impartidas por el que fuera campeón de España de la modalidad en los años 1966 y 1971 y el evento está patrocinado por la asociación Pico Peñamellera, presidida por Isidro Caballero, que también actuó como monitor junto con el aficionado local Alberto Fernández. A la primera cita acudieron cerca de 20 rapaces de diferentes edades y dos madres, que no tuvieron inconveniente en recibir las primeras lecciones de su vida: la catalana Ana María Soto y la mexicana Alejandra González Sardina, con raíces familiares en Peñamellera Baja.

El burgalés Ramón González Mendiburu, padre de Alejandra González, no perdió detalle de las evoluciones de su hija en el corrobolos y tampoco de sus tres nietos: Mateo, Borja y Lucas. Desde el graderío de la bolera valoró que el taller le parecía «una idea fantástica en un ambiente fabuloso. Mis tres nietos es la primera vez que juegan a los bolos, les veo entusiasmados y percibo que ya tienen cogido el sentido del juego». También le parecía «maravillosa» la cercanía de la bolera con el edifico del Museo de los Bolos porque «te da una idea de la evolución del juego y actúa como un imán para los visitantes».

Los martes y jueves, hasta el 14 de agosto, estará abierto el taller en horario de 11 a 13 horas. Está orientado hacia todas las personas que quieran acudir, con independencia de la edad; es gratuito y la asistencia puede ser puntual o continuada.

Benito Fernández explicó que los bolos fueron durante siglos el principal deporte de la zona rural y situó su decadencia en «la excesiva comodidad de los chavales y la escasa preocupación de los padres». Sostiene que «la cultura popular no debería desaparecer» y se compromete a «trabajar lo que se pueda para que esto no se pierda».

Fuente: El Comercio - Guillermo F. Buergo
Copyright © 2006, Asociación Pico Peñamellera | Todos los derechos reservados | Créditos | Información legal