Página Inicial
Estás en   Inicio >> Actualidad >> Detalle
Agosto
14
vie
2015
«El premio es un reconocimiento al trabajo, el esfuerzo y la superación»
Matías González Benavides, presidente de la peña bolística Reculta, de Gijón. El colectivo que preside fue fundado en Tremañes, hace 70 años y hoy recoge en Panes el Pico Peñamellera, considerado el 'Nobel' de los bolos
Matías González Benavides, en el bolera del Pueblo de Asturias. / J. R. NAVARRO.

Matías González Benavides, presidente desde hace 21 años de la peña bolística Reculta, de Gijón, recoge esta tarde en Panes el Premio Pico Peñamellera de Bolos, un galardón que en el mundillo de la especialidad está considerado como el 'Nobel' de los bolos. Reculta, la peña galardonada, fue fundada hace 70 años en Tremañes, en el exterior de un bar con el mismo nombre. Milita en División de Honor y a lo largo de su historia acogió en sus filas a jugadores de renombre como Saturno, Vallejo, Canal, Dina, Chiruca, Villazón, Polo, Piani, Trabanco, Floreal, Carlos y Juan. Jugadores de Reculta conquistaron el Campeonato de España de cuatreada en los segmentos individual y por parejas. Carlos fue campeón del Mundo y como cuarteto ganaban la Liga de Primera Categoría en los años 1982, 1999 y 2000.

-¿Qué representa la concesión del 'Nobel' de los bolos a Reculta, una peña con 70 años de historia?

-Creo que es un reconocimiento al trabajo, el esfuerzo y la superación de las directivas que fueron pasando por la bolera. Así como a los jugadores, socios y entidades comerciales que siempre nos apoyaron.

«Seguiré como presidente siempre que cuente con el apoyo de directivos, socios y aficionados de la peña»«En nuestra mejor época, los principales valores eran la confianza, la convivencia y el entrenamiento diario»
-¿Podría ofrecer un breve repaso de la historia de la peña?

-Se fundó en 1945, en Tremañes, y desde 1985 tiene la sede en La Calzada. Los mejores momentos se vivieron en la década de los 70, con jugadores como Saturno, Vallejo, Canal, Dina, Chiruca, Villazón y Polo. Hubo después un periodo de decadencia y resurgimos a finales del siglo XX con presencia en casi todas las finales que se disputaban en Asturias, con jugadores como Carlos, Piani, Trabanco, Floreal, Chiruca y Juan, que actuaba como cierre y mataba los bolos que hicieran falta. En esa época, Blimea tenía una peña casi imbatible y nuestros valores, nuestras principales armas, eran la convivencia, la confianza y el entrenamiento diario.

-¿Cómo es la peña Reculta en la actualidad?

-Tenemos 120 socios que pagan diez euros al año y al llegar a La Calzada tuvimos 320. Contamos con doce jugadores de diferentes categorías y están apareciendo bolistas muy jóvenes, como Isidro, Roberto y Eduardo. Militamos en División de Honor, con un equipo base formado por Carlos, Berto, Alberto, David y Quirós. Cada año organizamos dos torneos modélicos, las Jornadas Deportivas de La Calzada y el de Navidad. El primero ofrece premios testimoniales y en las tiradas clasificatorias compiten más de 80 jugadores. En el de Navidad, con la bolera llena, participan los finalistas de los grandes torneos asturianos del año y se juega por sistema de liguilla, lo que permite que grandes jugadores se puedan recuperar de un mal día en la bolera.

-¿Cuál es la salud de los bolos en Gijón?

-Hay cuatro peñas importantes: El Piles, Reculta, Magdalena y Contrueces. Existen muchas boleras en las que no se compite y nos percatamos de la gran afluencia de espectadores a los grandes torneos. Mantener una peña activa lleva aparejado mucho esfuerzo y trabajo. Además, los jugadores están muy condicionados en la actualidad por sus compromisos laborales.

-¿Y en Asturias?

-Se está dando un gran movimiento de jugadores y hay peñas que pierden la condición de hegemónicas. Asistimos a la consolidación de las formaciones de El Biche, Rozadas y El Berrón, entre otras, que van a dar mucha guerra en el futuro. Digamos que hay proyección.

-¿Reculta recibe apoyo del Principado y el Ayuntamiento de Gijón?

-El Ayuntamiento asume importantes mejoras en nuestra bolera. Ahora estamos inmersos en la reparación de la estructura, con 30 años de antigüedad. Las subvenciones siguen existiendo pero reducidas a la mitad.

-Lleva usted 21 años como presidente de Reculta. ¿Le queda cuerda para rato?

-Seguiré siempre que cuente con el apoyo de directivos, socios y aficionados. Pasé malos momentos pero percibo el aliento para continuar. Hay gente en el entorno de Reculta que arrima el hombro de verdad y de forma instantánea y desinteresada. Esa es la mayor fuerza dentro de una colaboración de lujo por parte de gente que se encarga de lo que haga falta: rifas, pincheos y trabajos varios. Además, nos apoyan muchas firmas comerciales desde hace bastantes años y siguen apareciendo nuevos patrocinadores.

-Desde la vertiente cultural, ustedes publicaron un libro que recoge la historia de los bolos en Reculta.

-La idea surgió en el año 2000, con el apoyo de Daniel Gutiérrez Granda, director general de Deportes, y de la concejala Teresa Ordíz. Se titula 'Los bolos en Reculta. Historia de una bolera de Gijón' y recoge momentos deportivos e históricos. Recorrimos todas las boleras, realizamos numerosas entrevistas y sacamos datos muy curiosos. La construcción de la autovía, y otras carreteras, se llevó por delante un elevado número de boleras en Gijón.

Fuente: El Comercio - Guillermo F. Buergo
Copyright © 2006, Asociación Pico Peñamellera | Todos los derechos reservados | Créditos | Información legal