Página Inicial
Estás en   Inicio >> Actualidad >> Detalle
Agosto
15
sab
2015
Entregan el 'Nobel' de los bolos
Los XXI Premios Pico Peñamellera se otorgaron ayer en la localidad de Panes. La peña Reculta de Gijón, los jugadores de bolo palma madrileños 'Tinín' y 'Murillo' y el director del Museo de Juegos Tradicionales de Campo recogieron los galardones
Un instante de la entrega de los premios Pico Peñamellera celebrada ayer en Panes / NEL ACEBAL

El salón de plenos del Ayuntamiento de Peñamellera Baja acogió en la tarde de ayer la entrega de los XXI Premios Pico Peñamellera de Bolos, galardón considerado el 'Nobel' de los bolos, con el que fueron reconocidos la peña Reculta, de Gijón, los jugadores de bolo palma madrileños 'Tinín' y 'Murillo', y el fundador y director del Museo de Juegos Tradicionales de Campo, en Huesca, Fernando Maestro Guerrero. Los premios entran en su tercera década y están patrocinados por la Asociación Pico Peñamellera, entidad que preside Isidro Caballero.

La jornada se iniciaba con un paseo por el Recorrido Bolístico, la visita a varios lugares de Panes en los que se recuerda a los 60 anteriores premiados, con su nombre en una placa y a la sombra de un abedul, el árbol con el que se fabrican los bolos en la modalidad de bolo palma.

Ya en el interior del Ayuntamiento, los actos protocolarios y solemnes de la entrega de premios comenzaban con la lectura del acta del jurado por parte de la secretaria del mismo, Miriam Velarde Soberón. A continuación llegaba la intervención de los glosadores de los premiados, con el fin de resaltar sus méritos y trayectorias. De exponer las bondades de la peña Reculta se encargó Tino Pérez, responsable de la cadena COPE en Ribadesella. De enumerar las conquistas de Agustín García 'Tinín' y Enrique Murillo 'Murillo', se ocupó Francisco Cuevas, directivo de la peña bolística Madrileña, y Pere Lavega, profesor en la Universidad de Lleida, se dedicó a resaltar las virtudes de Fernando Maestro.

La peña Reculta cuenta con 70 años de historia, tras su fundación en 1945 en la localidad gijonesa de Tremañes. En sus filas militaron jugadores que alcanzaron campeonatos nacionales y regionales en la modalidad de cuatreada y como equipo se proclamaban campeones de la Liga asturiana de primera categoría en 1882, 1999 y 2000. De recoger el premio se encargó su presidente actual, Matías González Benavides, que lleva 21 años en el cargo.

'Tinín' y 'Murillo' representan un hito importante del bolo palma en Madrid. Fueron descritos como «buenos jugadores, excelentes aficionados y seres humanos excepcionales». Juntos, entre 1970 y 1994, ganaban en 17 ocasiones el campeonato regional de parejas. Además, Murillo, que ya fue subcampeón de España juvenil en 1962, se llevaba en once ocasiones el campeonato regional individual y el prestigioso torneo de San Isidro, en 1977. A pesar de residir en Madrid, Tinín y Murillo formaron parte de las peñas La Rabia, de Comillas, y La Carmencita, de Santander.

Fernando Maestro, nacido en 1958 en la localidad aragonesa de Almunia de doña Godina, dirige desde 1993 el Museo de Juegos Tradicionales de la localidad de Campo, donde están presentes varias modalidades de juego asturianas: cuatreada, palma, celta, batiente y vaqueiro. Es un gran difusor de los juegos tradicionales en general y realiza importantes trabajos de investigación a nivel nacional e internacional. Participa en conferencias y semanas culturales y lleva impartidos más de 25 cursos. Su trabajo fue reconocido en multitud de ocasiones en España, Italia y Francia.

De entregar los tres Premios Pico Peñamellera se encargaron José Ramón Tuero, director general de Deportes del Principado; José Manuel Fernández Díaz, alcalde de Peñamellera Baja; y Cecilio Fernández Testón, cronista oficial de las dos Peñamelleras.

Los actos se cerraban con la intervención de Isidro Caballero y con la interpretación a la gaita de los himnos de España y Asturias. Caballero felicitó a los premiados y al jurado, así como a los colaboradores que «nos permiten sacar adelante nuestros objetivos». Valoró que los bolos «necesitan infraestructuras y competiciones y también este tipo de actos que son un espacio de encuentro, abiertos a muchos sentimientos. Un patrimonio que debemos cuidar». Finalizó lanzando un aviso, al comentar que «los premios entran en su tercera década, sin olvidar que en esta tierra la tentación de abandonar siempre está al acecho».

Fuente: El Comercio - Guillermo F. Buergo
Copyright © 2006, Asociación Pico Peñamellera | Todos los derechos reservados | Créditos | Información legal