Página Inicial
Estás en   Inicio >> Actualidad >> Detalle
Junio
27
mar
2017
«Personas como Cecilio quedan pocas»
La lectura de un soneto premonitorio por su nieta Aía y la interpretación de la tonada 'Al pie del Cuera' por Álvaro Fernández, resultaron impactantes El cronista de las dos Peñamelleras recibía sepultura a mediodía de ayer en Panes
«Personas como Cecilio quedan pocas»

Cientos de personas abarrotaban en la mañana de ayer la iglesia parroquial de San Vicente de Panes para asistir al funeral de Cecilio Fernández Testón, cronista oficial de las dos Peñamelleras, fallecido el domingo en Gijón a la edad de 84 años. La mayoría de los presentes coincidía en señalar la personalidad poliédrica del fallecido, al haberse manifestado a lo largo de su vida como profesor, pintor, historiador, escultor, investigador, escritor en verso y prosa y conferenciante. Para sus vecinos había sido «un icono civil, ciudadano irrepetible y hombre de bien». El momento de mayor emoción se vivió al final del funeral, cuando su nieta, Aía Alegría Fernández, daba lectura a un soneto premonitorio de Testón cuyo primer cuarteto dice: «Caminante, que a ciegas hado guía/ sin saber de la meta que te espera,/ sin poder regresar a la primera/ andanada de luz, que enciende el día/».

La luctuosa mañana en Panes se iniciaba con una sesión plenaria en el Ayuntamiento de Peñamellera Baja. El alcalde, José Manuel Fernández Díaz, dictaba una resolución por la que se declaraban tres días de luto oficial en el municipio y la Corporación mostraba su solidaridad y condolencia a la familia.

El féretro con los restos de Cecilio Testón llegaba a mediodía a la plaza de la Iglesia y a la puerta del templo esperaban decenas de vecinos y amigos llegados desde diferentes lugares de Asturias y Cantabria. El ataúd fue recibido a toque de gaita por Ricardo Soberado, que interpretó la pieza fúnebre titulada 'Marcha de Antón el Neñu'. Entre los presentes se encontraba el cantautor Jerónimo Granda, quien manifestó que «se va una persona, gente hay mucha, pero personas como Cecilio quedan muy pocas».


Juan José Tuñón, abad de Covadonga, envió sus condolencias por carta desde México Sus vecinos le recuerdan como «un icono civil, un ciudadano irrepetible y un hombre de bien»
El funeral fue presidido por Pablo Gato, anterior párroco de las dos Peñamelleras, acompañado por los sacerdotes César Gustavo Acuña, Francisco Fernández Gutiérrez y Amador Galán. Los primeros bancos del templo estaban ocupados por familiares de Testón: su esposa, Victoria Pérez Santos; sus hijas, Margarita, Belén y Gema, y sus nietos, Aía, Jana, Marina y Samuel.
PUBLICIDAD

inRead invented by Teads


«Defensor de Covadonga»

La homilía pronunciada por Pablo Gato resultó sobria, carente de adornos superfluos, y versó sobre la muerte: «Una realidad que no sabemos explicar». Al final de su disertación matizó que «Cecilio dedicó años de esfuerzos e ilusiones a las dos Peñamelleras. Sabemos todos de sus virtudes humanas y espirituales por lo que sería innecesario recordarlas para que no afloren las lágrimas», concluía.

Antes de que el féretro abandonara la iglesia de San Vicente camino al cementerio parroquial, Francisco Fernández, párroco de La Caridad, dio lectura a una carta enviada desde México por Juan José Tuñón, abad de Covadonga, quien definió a Testón como «poeta, artista, amigo generoso, buena persona, hombre de fe y defensor de Covadonga». Y precisó que «gracias a su iniciativa se hicieron realidad muchas actividades en el Santuario».

Después de que Aía Alegría leyera el soneto firmado por su abuelo, la emoción se apoderó de los presentes al escuchar la poderosa voz de Álvaro Fernández Conde, laureado intérprete de tonada, que interpretó la pieza titulada 'Al pie del Cuera', acompañado a la gaita por Ricardo Soberado. A la salida del ataúd, Soberado, incansable, lanzaba al aire las inconfundibles notas del 'Himno de Covadonga'. En ese momento, un lugareño no tuvo inconveniente en afirmar que «Cecilio ya entró en otra dimensión por la puerta grande».

Acompañados por un fino y persistente orbayu, fueron numerosos los vecinos y amigos que quisieron acompañar los restos de Cecilio Testón hasta recibir cristiana sepultura en el cementerio parroquial. Entre los presentes se encontraba Roque Llamazares, alcalde de Peñamellera Alta, quien adelantó que hoy en su Ayuntamiento se celebrará una sesión plenaria para «en un acto institucional, agradecer la continua y desinteresada colaboración de Cecilio con nuestro municipio».

Desde Gijón viajó hasta Panes el poeta Paco Álvarez Velasco, señalado por todos como «el gran amigo de Cecilio». Velasco valoró en Testón su «generosidad y discreción, que sabía que la suya era una muerte anunciada y no quiso comunicarla».

Fuente: El Comercio - Guillermo F. Buergo
Copyright © 2006, Asociación Pico Peñamellera | Todos los derechos reservados | Créditos | Información legal